Historia

Un sueño gestado hace dos décadas: una universidad para Ezeiza y  la región, fue la visión de la Diputada Nacional Dulce Granados.

Con la clara convicción de la necesidad de desarrollar la educación superior como bien público y un derecho humano fundamental, dos décadas atrás, la Universidad de Ezeiza ya era un sueño y parte de la visión que la actual Diputada Nacional Dulce Granados tenía para Ezeiza y la región.

El propósito era contar con una casa de altos estudios pública, no arancelada, que estuviera al servicio de la comunidad, que promoviera una mayor equidad, la disminución de la desigualdad y la integración ciudadana.

La lucha por volver realidad una universidad adecuada a las problemáticas de la región y los tiempos posteriores de crisis fueron vistos por Dulce Granados como momentos clave para entender soluciones en la educación.

A principios de 2000 se identificaban cambios, nuevas propuestas,  nuevas concepciones. Un país con trabajo, con desarrollo, necesitaba de hombres y mujeres preparados para dar respuestas a problemáticas específicas de las regiones, para afrontar los desafíos que implicaba la reconstrucción de una nación  cuya concepción de crecimiento se sustenta en la justicia social.

En este contexto, la idea madre de la Diputada Dulce Granados adquirió un lugar relevante en la agenda político social, ya que una universidad local y regional recuperaba la responsabilidad del Estado en la generación de oportunidades de formación a todos los ciudadanos.

Basada en la premisa de que la educación presenta un rol central en la generación de condiciones para el desarrollo humano, la equidad y el fortalecimiento de la democracia, la Universidad de Ezeiza fue impulsada por Ley Provincial en la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia  por la Señora Diputada Dulce Granados por Ley N° 14.006 del año 2009.

Los objetivos de dicha ley mostraban la clara identificación de las problemáticas del mundo del trabajo de la región y, en particular, con aquellas que caracterizan a Ezeiza y sus distritos vecinos en relación al desarrollo y el empleo.

Así, la ley mencionada se propuso formar  gestores en el ámbito de la industria aeronáutica y del transporte aéreo, sin invadir otros campos de la enseñanza técnica; capacitar profesionales de excelencia para llevar a cabo las operaciones necesarias para el control y el correcto flujo de la información relativa a la operativa aeroportuaria; la formación y la capacitación en la transferencia de saberes técnicos y profesionales, de acuerdo con las demandas del mercado laboral aeroportuario; la articulación con la oferta educativa y las instituciones que contribuyen e integran el sistema aeroportuario en la República Argentina.

El conocimiento de la región y los actores que en ella participan por parte de la Diputada, permitiría crear condiciones favorables para la investigación, el desarrollo y la innovación referidas a la problemática aeroportuaria.

Las palabras de Dulce Granados sintetizan la idea concretada, y describen a la Universidad de Ezeiza como“un espacio para desarrollar ideas y sumar voluntades, que permite seguir construyendo los sueños de miles de jóvenes de la provincia. El desafío es trabajar no sólo en docencia sino apostar fuertemente a la innovación, a la investigación en las áreas de conocimiento de esta Universidad. Hotelería y Turismo,  Logística, y Desarrollo Tecnológico son carreras de fuerte vinculación con el mercado aeroportuario. Somos una universidad única en Sudamérica con participación e inclusión para todos y todas”

A partir de 2009 se comenzó a definir proyecto institucional y el diseño de las carreras necesarias en el medio y con perfiles técnicos y profesionales singulares, vinculadas a líneas específicas de desarrollo regional y nacional, de modo de no superponer ofertas preexistentes en otras universidades e instituciones educativas.

Es necesario destacar que la oferta educativa de la Universidad de Ezeiza cubre una zona de vacancia que se extiende al territorio de América Latina y el Caribe en términos de formación aeroportuaria estatal universitaria. Cabe resaltar que no existe desde la línea del Ecuador hasta Tierra del Fuego otra oferta no arancelada como la que se propone en la Universidad de Ezeiza. En cuanto a la carrera de Despachante de Aduana, la oferta privada se remite a cursos de alto costo y escasa articulación con los órganos de supervisión (AFIP).

El 8 de Noviembre del 2011, la Universidad Provincial de Ezeiza fue inaugurada con la presencia de la Presidenta de la Nación  Cristina Fernández de Kirchner; el Gobernador de la provincia Daniel Scioli, el Intendente de Ezeiza, Alejandro Granados y la autora de aquel proyecto inicial.

En 2012, esta casa de Altos Estudios inicia su primera cohorte, y en su curso de ingreso recibe a más de 2800 hombres y mujeres que apuestan a una educación de calidad. Puesta en valor y declaración de Patrimonio Histórico del Edificio. Esta Casa de Altos Estudios fue emplazada en el edificio donde en 1952 se inaugurara la Escuela de Enfermería Eva Perón. En los años ´70 se instalaron los consultorios externos del Hospital Interzonal de Ezeiza.

Las instalaciones, declaradas patrimonio histórico, fueron cuidadosamente restauradas y acondicionadas para el funcionamiento de la Universidad. Se recuperó su  estética histórica y sus características edilicias iniciales.

El espacio organizado en dos plantas, ofrece aulas, las oficinas administrativas, tres laboratorios de informática totalmente equipados, una biblioteca con  sala de lectura  y un Aula Magna que ha sido bautizada Néstor Kirchner, por iniciativa de la Diputada Nacional.

En este sentido, la Presidenta  Cristina Fernández de Kirchner expresó: “Quiero agradecer todas las muestras de afecto. Y fundamentalmente todas las demostraciones diarias, esparcidas a lo largo y ancho del país.” Y agregó “El próximo compromiso es tornar en Nacional esta Universidad para que sus títulos tengan validez nacional. Vamos a trabajar junto al Ministerio de Educación, junto a la CONEAU, el esfuerzo que ha hecho el Estado nacional de invertir más de 7,5 millones de pesos.”